miércoles, 14 de febrero de 2018

Déjate alcanzar

Muchos te dirán :-espera, aguarda. Y es verdad que no conviene correr... Pero hay ocasiones maravillosas que nos urgen y que apresuran, de algún modo, nuestros deseos.
El error está en dudar de una verdad enorme, inmensa: Jesús tiene más deseos, nos espera y nos busca infinitamente más. No te será difícil dejarte hallar, a pesar de las contrariedades que puedan sucederse...
Renuncia, entonces, a todo lo que no sea Él mismo, que Él obrará en tu corazón.
Desde luego, no pretendas "hacer cosas": las "cosas" no se hacen: perecen. Una un día, otra, otro día. Abandona cualquier inquietud en el silencio y la calma. En suma: no quieras nada. Deja que el Señor te lleve y te abrace como a un niño que nada quiere y nada sabe...

Alberto E. Justo


martes, 13 de febrero de 2018

El Señor llama...

¿Puede haber algo más sublime y más deseado que este "llamado" siempre reiterado de Dios?
 ¿Sabes, en realidad, quién te llama?
Descansa, ahora, en el Corazón de Cristo Jesús y no te apresures a brindarte o brindar definiciones... Ya mismo haz silencio, y aguarda la palabra que ha de llegarte en modo nuevo e inesperado...

Alberto E. Justo


viernes, 9 de febrero de 2018

sin detenernos ante las dudas....

No hemos de vacilar ya, en las circunstancias que nos envuelven...
¿No caes en la cuenta? Porqué -entonces- te quedas inmóvil sin reaccionar? No te has de confundir: el desierto no es un "refugio" sino tierra de lucha y de creación, a veces harto empeñada.
Sigue, pues, sin desfallecer un instante. El Señor te lleva, sobre todo te ama infinitamente...

Alberto E. Justo


jueves, 8 de febrero de 2018

Llama de Amor, que no se apaga

A pesar de nuestras dudas y de las "incertidumbres" de esta hora el Señor pasa y se queda: permanece y nunca nos abandona.
¡Hay tantos sedientos de Dios! Ante la Fuente, dentro de ella, alégrate y déjate alcanzar por el Amor de Dios. Pero no vaciles, no abandones tu lugar ni tu paz. Él está en ti y vuelve a ti sin cesar. En suma: no temas ni te escondas entre los árboles del bosque... Sumérgete allí donde nadie sabe. Guarda tu secreto y nada más.

Alberto E. Justo


miércoles, 31 de enero de 2018

dolor... ¿hasta dónde llegas?

Nada o muy poco sabemos o sospechamos de límites y fronteras. Con frecuencia pensamos si son realmente tales. Cuando cae el sol, allá detrás de las montañas, podemos preguntarnos "qué ha sido de él". Porque todo desaparece... también el sol cuando no hay pureza.
¡Señor! ¿Qué decir o meditar en las horas de la incertidumbre?
Y, sin embargo, Tú estás aquí tal como nosotros no nos atrevemos siquiera a sospechar...

Alberto E. Justo


martes, 30 de enero de 2018

Aún en la "noche oscura"

¿Por qué vacilas? ¿Porque duele y duele mucho? En realidad nunca sabemos bien qué es lo que duele. Porque más de una vez quisiéramos percibir esa música que resuena, bellísima, en lo más alto y profundo... ¿La percibimos? Quizá no hemos aprendido a recibirla sin más en nuestro corazón, tantas veces agobiado.
 Hoy volvemos la mirada más lejos tal vez, con el ánimo de "recuperar" lo "tantas veces" perdido.
  Y, sin embargo, aquí estamos, seguros de no perder -¿perder?- lo que teníamos por ¡seguro!
 Recibe, amigo mío, la paz y el saludo jamás ausentes... Recibe, que no pierdes ni hoy, ni ahora. Ha llegado la luz, ha llegado la aurora. Pero no puedes "medir" y esto no interesa. Abre la puerta y derriba luego los bastiones...

Alberto E. Justo


lunes, 29 de enero de 2018

vamos, que el Señor no nos ha dejado solos...

¡No estás solo, ni ahora, ni nunca! Reposa, en el Corazón del Señor... ¿Crees realmente en la presencia de Cristo-Jesús? Entonces, recuérdalo siempre, nada puede pasar si Él no pasa primero. La "clave" de tu vida "es" la confianza y la fe en el Señor que nunca te abandona.
Aún en la noche más oscura y más cerrada, cuando todo calla, cuando nadie dice nada... ¡Dios es tu vida, Dios está aquí! No temas... no temas.

Alberto E. Justo