viernes, 20 de octubre de 2017

Aunque no te veas como quisieras

¿Somos capaces de vernos, de descubrirnos en verdad? No es lo más frecuente, desde luego... También cada uno de nosotros es un misterio para sí mismo y olvidamos los perfiles más altos en aras de cosas, a veces, muy pequeñas.
En suma, arrepintiéndonos de nuestros pecados y con gran confianza, aprendamos a mirarnos, a vernos, en los Ojos y en el Corazón de Dios.

Alberto E. Justo



domingo, 15 de octubre de 2017

Aunque la fatiga sea grande...

Nunca, sin embargo, es tan grande. Las flores sonríen y cierto "andar" supera los caminos. Lo inefable es que Dios ya está aquí. Terrible es perder el tiempo con cosas superfluas y puras distracciones materiales. Es preferible cerrar los ojos y alejarse de un mundo en franca derrota... Refúgiate pues en tu interior, en tu corazón, donde el Señor te espera siempre.
Muchos "responsables" duermen su sueño y van de aquí para allá sin norte y sin concierto. No hay razón para seguirlos... Sé fiel, en suma: Sé.
Callad, rumores lejanos o cercanos. Tú, mi amigo, no estás aquí. En realidad no estamos donde nos parece estar. En alas del Espíritu hemos llegado a una altura maravillosa. Deja que el mismo Espíritu te lleve y te eleve. Ya puedes "gozar" a Dios. No te apartes ni fabriques ilusiones...

Alberto E. Justo


sábado, 14 de octubre de 2017

Vale el camino, sea cual sea

¡Impaciencia! Nunca acabamos de acabar... Quisiéramos cumplir antes de comenzar... Pero no es importante. En el silencio hallaremos siempre las mejores respuestas porque la palabra, para ser tal, ha de ser silenciosa. Y así cualquier intento de ir directamente a Dios.
Esto es decisivo... Nuestra vida no tiene variaciones. Nuestra vida es "ir directamente a Dios."

Alberto E. Justo


La oración más preciada...

Grande es el deseo de ascender a lo más alto, olvidándose de sí mismo: el camino es dichoso, firme en la Fe...
Presto olvidamos. Ahora retenemos una imagen, sí sólo una imagen,...

 Alberto E. Justo


paz en el corazón

Si llevas el acorde de la paz en el corazón, llevas la vida contigo. Ahora, detente... Déjate mirar por el Señor que, inmediatamente está en tu corazón, en tu espíritu. No lo olvides: el secreto de la inmediatez es fuerza y sentido en tu vida, es tu vida misma.

Alberto E. Justo


jueves, 12 de octubre de 2017

Diálogo apurado

No te dejas encontrar... Quizá sea mejor así... Pero te pesa no sé qué insuficiencia... ¿Qué pasa?
Aguardabas algo o alguien que no llegó. Tal vez ilusiones tuyas, tal vez un sueño que ya pasó. Considerabas ayer que esa "presencia" ilusionada te era debida y, con ella, el "reconocimiento" correspondiente. Pero no ha sido así y quizá nunca lo sea. Lo que aguardas no te pertenece, ni interesa tu bien... Tú no eres eso, que   quede muy claro: tú no eres eso.
Sólo el Silencio amable, hoy y siempre, te dirá lo que no sospechas. Espera un poco más.  Deja a Dios ser Dios en ti...
No hay "premios" grandes en este mundo. Ocurre que no es "grande" en realidad lo que tal se nos antoja. Repito: deja que la Gloria de Dios resplandezca siempre nueva en tu vida y en tu corazón. Y llora todas las veces que quieras.

Alberto E. Justo


miércoles, 11 de octubre de 2017

¿Quién es noble?

Sobre todo el que no necesita probarlo. Aquél que solo y consigo mismo es más noble que nadie y no busca espectadores. Quien vive para Dios sin aguardar recompensa alguna. En, suma: aquél a quien
Dios basta siempre, donde sea y como sea.

Alberto E. Justo


la urgencia

Vas a las apuradas porque quieres terminar... Sobre todo por ganar un nuevo mérito: prontitud, eficiencia y cosas por el estilo. Quisieras, quisiéramos, llenar uno u otro vacío... Conquistar un nombre, un lugar, hacernos valer...
Parece que esto es muy importante. Quisieras "valer", ganar, en una eterna concurrencia, un nombre...
Aquí se presenta, de nuevo, una cuestión muy del hombre de hoy: "¿Quién soy?"
¿Y si respondiéramos, de una vez por todas, inmediatamente, así, no más: "nadie"... ? Si hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios ¿dónde estoy, aquí o en mi origen? ¿Quién soy, pues?
De nuevo: sólo soy en el que Es. ¿Cuál es la urgencia de esos "trabajos"? ¿Ser "otro", diferente?
Con San Pablo digo: "mi vida está escondida con Cristo en Dios." Que está escondida significa que está propiamente en Él, que Es Él.
¿Qué más quieres? ¿Títulos, competencias ganadas, aplausos, saber ahora lo que no sabes ni supiste ayer, uno o dos premios?
¡Quédate en el silencio de tu nuevo Nacimiento! ¡Nazca siempre el Verbo en tu corazón!

Alberto E. Justo


martes, 10 de octubre de 2017

Quisieras una seguridad muy grande...

No hay mayor firmeza ni seguridad de la que tienes. Sí, de la que tienes ahora mismo. No vaciles pues en tu corazón.
El Señor te seduce cada vez más...
Clamor secreto y escondido, alegría muy grande cuando sabes descubrir cuál es tu destino, tu vocación, tu vida toda en Dios. La grandeza y la gloria no está, ni estará nunca en que "hagas" cosas, sino en que las realices en el Corazón del Señor... Por moción y obra de Aquél cuya vida vives y participas.
Yo descubro esta única Realidad: Unidad inefable que todo lo trasciende y lo transforma.

Alberto E. Justo


luz en la intimidad

Y es muy grande. Grande e inabarcable es el lugar y lo es también la hora, cuando el peregrino ha aceptado su destino y su ventura.
Porque el peregrino verdadero nunca pierde... No se le escapan los segundos ni los horizontes. No sabe lo que lleva ni cómo lo llevan, pero vive, en intimidad y secreto, un nivel siempre más alto. Vive porque es levantado más allá de sus sospechas. Ya no hay, para él, más reparos ni detenimientos. Simplemente está, simplemente es por encima de sí mismo. "Es" en Aquél de Quien todo recibe...
Ora, mi buen Hermano, ora por encima de tu oración, ora en el Espíritu en Quien vives. No lo dudes un instante: Él es tu Vida y tu felicidad.
No está lejos... Tú no estás ni vives lejos. En tu intimidad descubres hoy algo más, mucho más, y te sabes "más allá".

Alberto E. Justo


viernes, 6 de octubre de 2017

¿Te animas?

peregrinos, aún hoy

Peregrinos hacia el corazón o en el corazón. No imaginamos el "espacio"... Es imposible. Pero no aludimos a ninguna "medida", aludimos al Misterio que "no tiene medida."
Sonrisa de Jesucristo, sonrisa de Dios que supera cualquier idea de "presencia". Música "callada" en esta hora del ruido.
No podemos expresar lo inefable. Baste señalar que el Señor no demora, que ya estaba aquí mismo, en nuestra intimidad.

Alberto E. Justo


jueves, 5 de octubre de 2017

Aunque lo veamos oscuro, nada hay tan claro

Los caminos son inimaginables... Aguardamos grandes cosas, esto o aquello.Pero la verdad es que nunca llegan.
Ahora, sin embargo se dibuja una oportunidad. Y es esta de la intimidad y del secreto. ¿Qué es ? Es la Luz del Misterio que se manifiesta en nuestra vida.
Pero no aguardes ni imagines compensaciones, ni felicitaciones, ni aplausos. Prepárate para la prueba que no admite excepciones... La hora presente sabe a "pena", a angustia, en un mundo donde la falsedad ha fijado su apresurado domicilio. Por tanto la verdadera vida comportará la desilusión. Que esto no te asombre.

Alberto E. Justo


cuando cambia la visión...

Entonces ya no quedas sujeto al antojo de nadie. Y tú puedes,¡vaya si puedes! Anímate. Además no te falta buen ánimo.
¡Para qué insistir! ¿No han pasado ya los tiempos y las angustias de aquél "ayer" que tanto abrumaba? Hay otra cosas -dirás, sí, desde luego; pero has de estar seguro de que acabarán en olvido también.

Alberto E. Justo


miércoles, 4 de octubre de 2017

Todavía más allá

Sin temor alguno enfrentamos una dimensión aún mayor, que no podemos imaginar ni sospechar... El Señor nos protege y nos libra, guardándonos más íntimamente en Su Corazón. Ya estamos muy lejos de nuestro viejo punto de partida. No hay "estaciones" intermedias... No, no las hay.
Ahora -más pronto que ligero- resplandecen nuevas auroras preñadas de esperanzas. Y esto es muy bueno. No somos capaces de medir más "espacios". Es la oportunidad de crear un ámbito nuevo de intimidad, mayor y más hondo, sin fijarnos ni distraernos con comparaciones absurdas.
El viaje puede resultar un poco largo y no menos fatigoso... Es verdad. Pero el destino final ya abre sus puertas.

Alberto E. Justo


Dios en tu corazón

Se trata de un historia luminosa, más presente cada día. Dios viene o, mejor, ha venido sin aviso y sin forma, sin medio ni medida... simplemente aquí y ahora, sin quedar sujeto a ningún "aquí" ni a ninguna hora.
Venir: comporta "habitar" y esto último es vivir. Se trata de "ser" y de ser en verdad.
En otro lugar hemos destacado una frase plena de sentido: "no te detengas "sobre" el ser, simplemente Sé.

Alberto E. Justo


martes, 3 de octubre de 2017

el templo está es tu corazón


"Aquí tienes a tu Madre"


¿Amanece en la soledad?

En la soledad verdadera no existe el ocaso... El peregrino acaba por descubrir una dimensión en su vida que lo eleva y, al mismo tiempo, lo oculta y le abre las puertas de una vocación superior que es irrenunciable.
La "renuncia", tantas veces incomprensible en el hombre, es la apertura a la presencia de Dios...

Alberto E. Justo

lunes, 2 de octubre de 2017

hay una sorpresa en cada lugar

Sobre todo cuando la Vida se manifiesta presente.¡Qué importa que no lo sepas! Deja que lo menudo se quede diminuto ¿Qué más da? Tú en cambio respira profundamente tu oración. Que nada te aparte de ese silencio que te alimenta y eleva.
Huye de "lo que se dice". Quédate en el silencio que no compara, que no elige, que no turba ni angustia. Deja lo que se tiene por muy grande a los más pequeños. Descubre y vive esa paradoja. Cuanto más pequeño, más entrarás en el secreto...

Alberto E. Justo


¿Existen los oasis en los caminos exteriores?

Tal vez no, pero no nos interesa eso ahora. Los caminos se trazan en secreto, no figuran en planos o mapas...¿Dónde están?
Sí, hemos sido llamados a "ser" camino también, a hallar en nosotros, en nuestra vocación y en nuestra vida, las sendas que no se hallan dentro de las fronteras de este mundo.
También existen las fronteras de la historia y también erramos cuando olvidamos la vocación esencial.
¿Es tan difícil penetrar el Misterio interior? Aceptemos este desafío rechazando lugares comunes y alejándonos de los grupos y grupejos de moda.

Alberto E. Justo


¿Confusión, desorientación?

Perdidos (un tanto) en el desierto de hoy y de la historia de siempre, volvemos a la pregunta sin respuesta... ¿Y ahora, qué?
La claridad de una respuesta no depende de las "certezas" del momento, ni de la lógica habitual. La respuesta y la vida toda está en el origen, en la  raíz, en la misma aurora encendida más allá de todo lenguaje.
Quisiéramos ajustar lo que no se ajusta, quisiéramos -en suma- lograr la síntesis que despejara tantas dudas y expulsara toda vacilación.
Pero caminamos a oscuras. La Luz interior nunca se apaga, es verdad, pero es escondida, silenciosa, recatada, pudorosa.
Volvamos a la quietud... sin protestas ni reclamos. Más adentro está la respuesta.

Alberto E. Justo


domingo, 1 de octubre de 2017

fuga de un mundo en fuga

El mundo escapa hacia un mundo falso... Aún aquellos que, por vocación, han de buscar un lugar propicio para recibir al Señor, sí, aún aquellos se fugan con el mundo comprometiéndose con él. Extraña cosa: para no caer en los lazos del mundo es urgente dejarlo sobre todo quitándole el corazón.
Pero hoy por hoy hasta los clérigos quedan seducidos por un mundo implacable que presenta sus mercaderías sin descanso... ¿Por qué tanta necedad, como si la historia no fuera suficiente para enseñar un camino mejor?
Es urgente, entonces, que despojado atiendas al Señor que está ala puerta y llama...

Alberto E. Justo




sábado, 30 de septiembre de 2017

Aun puedes despojarte... No temas

El silencio no es despojo sino luz encendida en profundidad... De Dios vengo y a Dios voy... Camino dichoso, pleno de fecundidad. Es urgente, pues, abandonar... Si es preciso: una y otra vez, sin fatiga y sin dudar, dejando quizá a la vera del camino lo que no sospechábamos ayer.
El tesoro crece en la medida en que se oculta. Nada digamos, sea todo sin ruido ni reclamos, ni determinaciones. Deja que la Belleza cante su Himno -siempre irrepetible- y tú no intentes mortificantes instantes sonoros. Atiende, en cambio, a los latidos del corazón. Fíjate adónde estás ahora. Porque no te encuentras donde crees sino infinitamente más hondo, en la realidad verdadera, lejos de cualquier ficción.

Alberto E. Justo


viernes, 29 de septiembre de 2017

A pesar de los errores...

En ocasiones, repetidas con no poca frecuencia, lamentamos detenimientos y fracasos... Esto es: lo lamentamos. La experiencia de los límites nos hace retroceder o nos detiene, tal vez en un lugar no deseado. Pero el hecho es ese: nos detenemos y un vago sentimiento de frustración no nos deja en paz. Y esto es así porque no acabamos de convencernos que nuestra vida no consiste en los éxitos o en el aplauso estridente:  y que nuestra vida es silencio, y nada hay tan fecundo como el silencio.
¡Anímate a perder! Anímate a pasar de largo, a no detenerte en las necedades de triunfadores y triunferos (sic). No desfiles ante los ojos atónitos de los que todo olvidan. Deja, deja las cosas allí donde están. Que no irán a buscarte o a pedirte lo que tu piensas que posee algún valor... Lo que juzgas bueno será siempre tenido por carente de "interés". Deja y sigue... Como Virgilio dice a Dante:"no ragioniam di lor, ma guarda e passa." No hay métodos para protegerse de lo mediocres. Deja, por fin, no dudes que es Dios Quien obra...
Los errores te servirán para aprender no poco... ¿qué más da? Deja, sigue y confía.

Alberto E. Justo




miércoles, 27 de septiembre de 2017

caminos en profundidad

Los hay, claro, y muchos. Pero ahora dejamos de lado cualquier posibilidad de "hacer algo" para -en cambio- abrir el corazón y descender en él, más allá de métodos y de programas.
Y esto no sólo es posible: es lo único necesario. Por ello dejamos arroyuelos y sendas viejas para abrir las puertas a Aquél que llama...
No hay determinaciones ni métodos. Hay paz y hay silencio...

Alberto E. Justo


martes, 26 de septiembre de 2017

A pesar de las horas que corren y con ellas...

Has llegado ayer, sí, ayer mismo, al puerto ansiado. Las montañas vistas desde lejos se nos antojaban lejanas, inalcanzables tal vez. Hoy has visto, quizá sin apuros, que tu arribo fue ayer. ¡Ya estás, ya te encuentras, ya no tienes que correr!
Es hora de recuperar ese sentido profundo que te ayudará
a seguir hacia dentro, lejos de prisas y de superficialidades, lejos, en suma, de las tentaciones que asaltan a los viandantes de camino.
Reposa -pues- en tu corazón, en tu misma vida que es de Dios, que es Dios. Y calla... No dejes que ningún palabrerío te aparte o distraiga tu ruta. Muchas veces salimos de casa y nos perdemos buscando lo vano de situaciones soñadas y nada más.
El Señor ya entra para quedarse contigo. Serás -siempre- un sólo Espíritu con Él.

Alberto E. Justo


Asombro

No busques tan lejos lo que tienes tan cerca. No procures lo que eres donde no eres. Desciende silencioso a tu corazón... Deja también lugar al asombro y a la sorpresa.
Tampoco pierdas tiempo en viajes o en idas y vueltas. Simplemente abre todas las puertas al Señor. No eres tú quien va: es Él quien viene...

Alberto E. Justo


donde hoy parece que pierdes

Allí donde crees perder, es allí mismo donde tú ganas... Deja que todo, sí todo, pase a las manos de Dios. El enemigo molesta porque pretende esas "realizaciones" que no lo son. Aprende, de nuevo, a dejar, sólo Dios Es.
Deja que Él venga, deja libre la puerta de tu casa...¿Que no tienes casa? Es lo que tú piensas hoy, porque estás de viaje. ¿No viajas como quisieras? ¿Qué sabes? Deja que te transforme la Cruz del Señor... Mira que no hay otra...

Alberto E. Justo


lunes, 25 de septiembre de 2017

silencio

Buscamos sin saber... El silencio es la garantía de nuestro encuentro y de nuestro hallazgo... Pero ¿hallar qué cosa? Lo más escondido es lo más real. No sabemos nada de lo que se oculta y, sin embargo, lo poseemos ya.

Alberto E. Justo


Si quieres...

Si quieres sumergirte en el inmenso Mar... No busques los lugares o modos en uso... Si quieres... ¡Deja que Él mismo te lleve sin medida ni modo! Deja latir tu corazón "allí donde está", en el Suyo. Que no tienes otro ni otra morada. Simplemente "deja" con toda sencillez y paz. No imaginas donde hoy no ves...

Alberto E. Justo


domingo, 24 de septiembre de 2017

en la Esperanza siempre renovada

¿De qué cosas? Porque aún ahora se suceden fuerzas que no imaginábamos ayer. Ahora ha llegado, tal vez, el momento de asumir lo que "falta". No nos ha sido dado aquél sueño de ayer, aquellas ilusiones de entonces... Pero ahora mismo sabemos que la luz no es avara, y bríndase a nuestro ánimo siempre más potente.
Resurgir es vivir, y no callamos en medio de la necedad general.
No es necesario escribir lo que ya sabemos. Pero es urgente renovar el sentido de nobleza que ha de distinguir toda nuestra vida.
Y así fue desde el principio, a pesar de olvidos e ignorancias.
¡¡Ánimo, mucho ánimo!! Es muy grande lo que adviene cuando soltamos amarras y no nos ligamos o apegamos a nada.

Alberto E. Justo


miércoles, 13 de septiembre de 2017

Ya no resuenan las campanas...

La torpeza carece de anuncios... Lo que un día juzgamos imposible es hoy actualidad... De donde se sigue que lo imposible es "posible" también en un cierto orden o desorden de cosas.
 Parece que la ignorancia y la bobería se adueñan de la sociedad y, desde luego, del mundo todo, abriendo el paso no sólo a lo "imposible" sino a aquello que daña a los propios y extraños.
Recordemos aquella expresión de un capítulo de la historia religiosa, de un santo fundador... "prefiero topar en el claustro con el diablo en persona antes que con un monje ignorante..."
¡¡Estudia y medita, no pierdas el tiempo y la vida en baratijas!! Levanta tu corazón al cielo... No se te pedirá cuenta de lo que no te ha sido dado.

Alberto E. Justo


sábado, 9 de septiembre de 2017

permanece aquí mismo y nunca desesperes

En las horas más sombrías brilla una luz... Escondida, desde luego, pero presente, que dispersa las tinieblas, en la oculta esfera de cada día.
Hoy mismo la descubrimos, recibiéndola, jamás rechazándola. Porque las jornadas que se suceden aparecen tal vez como engañosas... ¿Por qué?
No hemos de olvidar que nuestra atención se desvía hacia lo perecedero, que -en efecto- damos importancia excesiva a lo que no la tiene, confiando en lo que mañana no ha de estar...
Volvamos sin cesar al pesebre de nuestra cuna, en el silencio y la soledad del corazón. Admitamos que olvidamos el camino o que chocamos con nosotros mismos y nos enredamos en proyectos y mareas.
¡La Mirada del Señor! Sin duda alguna Él vela por nosotros. Sus Ojos están en nuestras entrañas... Que Su Luz Infinita nos alumbre siempre.

Alberto E. Justo


viernes, 8 de septiembre de 2017

perseverar en el camino

Aunque todo se deteriore y pierda color. No hemos de aguardar no sé cuáles reconocimientos. El camino es éste y eso nos basta... Mañana o pasado mañana serán, tal vez, jornadas diferentes. Pero no añadirán nada a lo que ya sabemos.
No se trata de constataciones pesimistas, al contrario: se trata de valorar lo que tenemos hoy entre manos.
No hay "colores" suficientes. Ahora descubrimos una suerte de espacio nuevo, de tiempo redimido... y nos damos cuenta de que es nuestro camino.
Sigamos, pues, con confianza y sin temor. Dios está aquí.

Alberto E. Justo


jueves, 7 de septiembre de 2017

Una vez más ¿respuestas?

Sólo la Palabra en el silencio responde lo que no es posible traducir. La vida responde pero no con "interpretaciones". La "vida" es silencio. Es Misterio insondable, lleno de promesas. 
El Señor brinda sus respuestas en la plegaria que no cesa, que vuelve, incesantemente, que renace y torna a renacer.
Refúgiate y ocúltate en Él. Huye de vanidades y cacofonías. Espera en Él y reposa en Su Paz.

Alberto E. Justo


Esa luz... está lejos

Buscas, con razón, "aquello" que está siempre, tu vida misma, 
 "aquello"que está en tí... ¿O lo que en verdad eres?
¡Misterio grande, éste de todos los días! Lo cierto es que buscamos adónde huir en este o de este mundo. Me pregunto ahora ¿es necesario huir a  "alguna" parte? ¡Sabes ya dónde te encuentras! ¿Quieres escapar de tu bien?
¡No busques tan lejos!

Alberto E. Justo


miércoles, 6 de septiembre de 2017

¿Para qué estoy yo aquí?

Pues... para nada. ¿Creías que vales algo para algo? ¡Qué pretensiones por aquí y por allá! De distinta índole todas.  Y me preguntaba: -¿para qué cosa sirvo? Nada me preguntan, nadie quiere que enseñe nada, ni aprender nada... ¿Entonces, qué pasa? ¿No estoy en "mi" lugar? 
No hay "lugares"... Tal vez no hay lugares vacíos... Pero nadie enseña nada, efectivamente, en "lugares"...
¿Qué es esto? ¿No sabías que se enseña en silencio? Nunca sabrás lo que das, así como es difícil saber lo que recibes.¡Enseñar en silencio! ¡Intensidad escondida y realidad fecunda que no se mide ni se explica, que no necesita de la lógica humana, ni de los cálculos antojadizos de este mundo ni de ningún otro!
Así, pues, ¡calla!, medita y busca a solo Dios. ¡No pretendas disfrazarlo ni te escondas en imágenes engañosas! Aprende tú mismo la lección del silencio, huye al Desierto y reposa tu corazón en el Corazón de Dios.

Alberto E. Justo


martes, 5 de septiembre de 2017

cómo brota la oración

Podremos hacer mil intentos de explicar lo inexplicable... Sin embargo hay algo que todo lo trasciende: "orar, de verdad, es siempre "más allá" o, tal vez, más aquí. Creemos demasiado  en fórmulas y maneras, pero el gran secreto es que hemos de trascender todas y todo.
Deja que el Espíritu mismo sea el orante, tu orante. Vive del Espíritu y en el Espíritu... ¡Asómbrate por fin! El Espíritu está en ti... Tú eres, "piedrecita Blanca", que sólo conoces Tú.

Alberto E. Justo


lunes, 4 de septiembre de 2017

Y, sin embargo, todo lo tenemos en Aquél que nos conforta

¡Qué admirable participar, en modo inefable, en los pasos, vida y misión del Señor! Buscamos fuera y todo lo tenemos dentro. Pero hay un "secreto" de vida que no podemos definir, ni explicar. ¡Un secreto inmenso! "Hágase en Mí, según tu Palabra" en suma lo sabemos: hágase, cúmplase, ¡haz Tú, Señor!
Imposible hablar de los "caminos" en el Corazón de Dios. ¿Hay caminos? Es Él mismo: Camino, Verdad y Vida.

Alberto E. Justo


domingo, 3 de septiembre de 2017

ecos vanos

Suenan en la lejanía no sé qué clamores que se levantan de la fatiga y de la lucha cotidiana que no acaba. El peregrino busca y busca, pero la verdad es que no encuentra... Salvo tropiezos y desilusiones. Es increíble con cuanta soltura el hombre miente hoy y deja que lo vean distinto de cómo es en realidad. Porque la "realidad" no importa.
Por eso no hay estima alguna por el secreto o por el silencio...

Es urgente salir, como don Quijote, y no dejarse engañar ni sujetar por la necedad imperante...
Solos, pues, sí en soledad inédita, insospechada.
Pero se levanta la plegaria que supera y trasciende cualquier mentira. Profecías vanas y falsas y estúpida marcha hacia "nada". ¿Es posible vencer todo ello? Creemos que sí, en la medida en que no nos detengamos en los acechos de un camino ya superado.
Lo que murió ayer :Ya está muerto. Es inútil insistir.

Alberto E. Justo


sábado, 2 de septiembre de 2017

No imaginarás nada

No imaginarás nada: aprende a recibir y a admirarte... Que lo que no se alcanza, siempre viene e nosotros.
Es el fundamento que, a veces, se nos escapa. Mucho ruido distrae y nos lleva a otra parte. Fuera y ya algo lejos me lamentaba de no haber recolectado nada... Pero un viejo monje me dijo: -para recibir debes atender y callar... Lo que no se percibe ha penetrado por otra puerta inimaginable. Confía y tendrás lo que aguardas.

Alberto E. Justo


jueves, 31 de agosto de 2017

a pesar de todo eso que hace ruido

A pesar de todo lo que hace ruido, o resulta una impertinencia, la paz no se pierde nunca si seguimos seguros en un camino superior. El peregrino no puede eludir su senda, por eso sufre las agresiones de los necios y de los ambientes de mediocridad a los que cree estar sometido... Pero no es así. Nadie está sometido... Sólo la conciencia pura y permanecer en el Ser. Lo demás es ilusión o engaño de lobos feroces y rapaces, que sólo  manifiestan las furias por no lograr sus ambiciones... Porque los que se tienen por poderosos e integran grupos hostiles al silencio y a la contemplación: húndense cada vez más en la "nada" y en la muerte. El "materialismo" que los domina sólo puede conducirlos, antes o después, a la desaparición.
Continúa pues en el silencio y la soledad, a pesar de los aullidos que suenan desde lejos. Los vulgares necesitan tortas y confites y mucho ruido para disimular y esconder la opacidad de sus vidas.

Alberto E. Justo


Visión escondida

Desde el inicio de la jornada invocamos al Señor. Tal vez no lo sentimos ni lo sospechamos... Lo que está tan cerca, tan cerca, tan inmediato ¡pues no se ve ni se oye! Y, sin embargo un hábito nos lleva, en silencio y palabra, a descubrirlo, sin duda -en fe- en lo más interior de nosotros, a descubrir en Él nuestra verdadera intimidad, nuestro ser y nuestra vida.
Descansemos en Su Corazón.

Alberto E. Justo


miércoles, 30 de agosto de 2017

deja que Él te encuentre

En el momento decisivo Él te hallará sin dificultad, y si tu le dejas hallarás en tu corazón la paz insospechada...
Pero has de recordar que es ésta una hora penosa, con variantes y sorpresas... Lo grande, bueno y bello resplandece en la plaza del silencio, pero precisa del secreto que custodias y que nadie puede descubrir.
Por tanto calla y no vaciles. Nada digas ni hables... Simplemente deja que te lleven más arriba, allí donde te quiere Dios. El Señor lo hace todo. No es activista. Te llama donde no existen caprichos ni antojos vulgares. Siempre más arriba, en Su Corazón.

Alberto E. Justo


lunes, 28 de agosto de 2017

No temas

No temas esta nueva hora que se inicia con torpeza y sin tino... Aguarda, que el Señor no te abandona.
Terrible hora lejos de Dios.Ten coraje, ellos no pueden vencer...

Alberto E. Justo


domingo, 27 de agosto de 2017

Estás morando en el Misterio de Dios

Si no sabes dónde estás o, muy bien, qué es lo que ocurre de puertas afuera de tu alma... Nunca te inquietes por ello... Es aclaro que el Señor no te abandona, ni te abandonará nunca.Nuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

Alberto E. Justo


sábado, 26 de agosto de 2017

En realidad: ¿dónde me encuentro?

Pregunta que nos revela las horas de incertidumbre en estos tiempos que aún nos envuelven... Lo más importante y seguro es saber que estamos "más allá". Y esto es tan maravilloso cuanto nos sabemos liberados de opresiones y demás engaños... Reposo en la verdad, reposo a pesar de los engaños de tantos enanos...
Reposo y confianza en la gracia de Dios que no ahorra beneficios: Dios está aquí.
No me he ido... ¡es Dios mismo que ha llegado, por las arenas y espacios de un desierto único y ya está en nuestro corazón!

Alberto E. Justo


Recibimos al Señor...

Ya sabes, no preguntes quien eres ni te aferres a ninguna definición ni categoría. Goza sin límites a Aquél que es Presencia pura, aunque parezca ahora el gran Ausente. Nada de desesperar. ¡Tantas veces creemos lo que no es digno de creerse! Deja a un lado del camino ese equipaje que nada vale... Viaja a tu corazón donde siempre hallarás tu casa, tu cálida morada, que jamás has de perder...

Alberto E. Justo


viernes, 25 de agosto de 2017

Ya hemos visto

Ocasión no ha faltado. La Presencia se renueva, instante a instante. ¿Quién Soy? Escucha el susurro del arroyo en el silencio de la noche, cuando todo se aguardaba. Ahora mismo no hay espejo ni reflejo. Ahora es sólo Él. Ahora es la hora del Espíritu...

Alberto E. Justo


la hora inimaginable

Infinito es el número de los necios... Y, sin embargo, tienen su "hora", hora de mayor preponderancia, cuando pretenden gobernar sin aprender...
Dura es la vida hoy cuando se pierde el fundamento y los mejores contenidos se derraman en singular desperdicio.
No pierdas el tiempo tomando en serio las bufonadas de tantos que sólo existen para zaherir a otros...

Alberto E. Justo


No aguardar en vano de conrr

A pesar de contrariedades e incertezas tú estás porque está el Señor. vives porque Él vive: porque vives en Él... Pero no dejes de pedir que venga, que llegue que permanezca en tu corazón, que es Morada de Dios y templo...

Alberto Enrique Justo


jueves, 24 de agosto de 2017

Todo es ahora

No tienes que aguardar a un incierto "mañana". El Señor está desde ayer llamando a tu puerta y penetrando en tu corazón.
¿Sabes? Es Él que te espera. No tienes que llenar ningún requisito ni entrar en "plan" alguno. No tienes que cambiar tu nombre... tu nombre es Él. Tienes el Nombre Nuevo, que sólo conoce el que lo recibe... y que no perderás jamás... Vincenti dabo Manna absconditum... ¿Quién eres, Quién Soy? ¡¡Déjate bautizar en el Silencio!!

Alberto E. Justo


Ir de camino

Sabemos muy bien hoy que "ir de camino" es "haber llegado".No es tan difícil dar con respuestas que están más allá de los cálculos, las ideologías y las tendencias. Rechazamos el "autoritarismo", también, y sobre todo el pretendidamente religioso,  la torpeza de querer utilizar como definitivo lo que es sólo provisorio.
Cuando amas un destino, o recibes una sorpresa: abre y no cierres: ¡adóptala! Rechaza los mármoles picados o las medallitas oxidadas. Rechaza con vigor los detenimientos y endurecimientos de fanáticos y mandones... y necios.

Alberto E. Justo


miércoles, 23 de agosto de 2017

Una sonrisa es algo más que un esbozo

Vayamos a lo más profundo. Quizá parezca lo más lejano... ¿de dónde sacar las fuerzas que no llegan? ¿De la sonrisa? En efecto, del mismo corazón y directamente...
Alberto E. Justo


luz nueva en el desierto

No es necesario justificar ningún título... Tampoco urgen justificaciones... Es hora de elevar el momento presente, el único, y dejar que los minutos lleguen a destino.
Estos momentos plantean, desde luego situaciones inesperadas. No llegamos a respuestas satisfactorias con rapidez... pero aún deseamos el horizonte de la aurora...
Vayamos pues de camino y no creamos en las amenazas de necios e incautos.

Alberto Enrique Justo


martes, 22 de agosto de 2017

Horas de dolor y de pardón

Queridos amigos, luego de dos meses de silencio, debido a un accidente padecido a raíz de una caída, recién hoy puedo renovar el blog, es decir: añadir una nueva meditación.
Volvemos con esperanza y siempre confianza en el Señor y en Su Madre Santísima.Unidos siempre en la oración...

Alberto E. Justo


sábado, 27 de mayo de 2017

Cuando las horas se repliegan

Nos sorprende -a veces- una "noticia" que, de suyo, porta un mensaje inconcebible. Es que desaparece del horizonte la tenue luz que seguíamos ayer.
Los instantes que nos envuelven (al menos así parece) traen un nuevo desconcierto... Es entonces cuando el peregrino azorado queda enmudecido, sin lograr la respuesta que aguardaba.
El gusto de las "impresiones" más exteriores abruma a los viandantes, que vacilan aquí y allí sin saber cuál es el camino más adecuado.
El hombre desconcertado sólo halla opciones diminutas, sólo percibe la desolación de lo vulgar, sólo puede atender a lo más inmediato, carente de perspectivas. 
Esto acontece en todos los ambientes, por decirlo de alguna manera.  ¿Es posible seguir tal camino, así descaminado? ¿Un camino que no conduce a ninguna parte? ¿No hallaremos -tal vez- en la "nada" el acierto que nos falta, donde no haya desvíos y distracciones funestas?
No hallaremos "respuestas" en los "santos de almanaque" ni en cancioncillas a la moda. Nada que suene mucho, nada que nos cierre la interioridad o la dimensión de vida que no está en las torpezas de un mundo que no quiere saber...
Ábrase la Aurora y volvamos al silencio, al asombro, a la paz.

Alberto E. Justo



¿Pretendemos "convencer" a Dios?

La búsqueda de instancias o de intermediarios diversos puede sepultarnos en ilusiones que no son otra cosa que el resultado de 
ambiciones... harto disfrazadas. Es habitual decir: -vamos a rezar para "obtener" tal o cual cosa... Pero la oración no consiste en "lograr" nada y, mucho menos en trazar "planes" para lo que sea.
La fuerza del peregrino está en la "resistencia" en la Fe y en la fidelidad a la vocación que ha recibido de Dios, como un Don inapreciable e "irrepetible".
Lo hemos dicho ya: nada tan funesto como nuestros antojos que brotan detrás de infinitas máscaras y aparecen para justificar dolencias o sutiles egoísmos.
El "activismo", al uso de tantos desvíos hoy, acaba por enfermar nuestra voluntad y dejarnos prisioneros del error y de la ilusión. ¡Coraje, pues, y adelante!

Alberto E. Justo


martes, 23 de mayo de 2017

La Aurora siempre arriba...

Ahora mismo sabemos que el Señor está tan próximo como no lo podemos expresar... Tal vez hora de lágrimas por nuestros pecados o por el gozo de su inefable Presencia...
Nos abandonamos, con confianza, abrazando y recibiendo la Palabra que nos eleva y acepta nuestra humilde plegaria. No necesitamos aclarar ni definir nada, simplemente pasar al corazón, donde permanece abierto el templo y donde Él está siempre.

Alberto E. Justo


lunes, 22 de mayo de 2017

Ave María


En esta hora

En esta hora de prueba y de confianza en el Señor, abrimos los caminos al arribo inminente de Aquél que, sin cesar, llama a nuestra puerta... Nada hay que temer y mucho es lo que se agolpa en el corazón que suplica: -¡Ven, Señor Jesús...
Resurge el lenguaje de un "silencio" profundo y, cuando todo calla, se reaviva la Esperanza que sólo procede de Dios.
Recogidos en la ermita invisible elevamos nuestra plegaria. Amén.

Alberto E. Justo


miércoles, 17 de mayo de 2017

Confianza y paz...

No son las horas lúgubres las que dejan espacio a la reflexión y suscitan  meditaciones fecundas... Es la confianza, la entera y luminosa confianza, en el llamado del Señor que nos dice -¡VEN!.
Ahora mismo nos damos cuenta que este llamado es precisamente el que nos señala dónde estamos en verdad. Suponíamos pertenecer a grupos indefinidos y anotarnos en listas compensatorias, ilusorias también, con olvido de nuestra peregrinación auténtica.
No temas "caminar sobre el agua", déjate alcanzar y sostener por la mano de Dios... ¡hombre de poca Fe¿por qué dudas?!
Otro es tu lugar y otro el Misterio.

Alberto E. Justo


En otra parte, pero muy cerca

A veces ocurre: creemos estar lejos, y es verdad. Es curioso: el hombre huye  y -a pesar de todo- no logra escapar. Y es porque no sabe dónde está. A veces se alegra cuando le parece estar muy dentro de una ... "institución". Otras veces cae en la cuenta de que nunca ha estado allí, porque no pertenece a "nada".
Acerca de esto es necesario afirmar la verdad más evidente: a "nada" pertenecemos.
Es un secreto dichoso: no pertenecemos, no estamos en ningún sueño, no hay mejor referencia que nuestra luminosa soledad.
Hay un profundo escondite, un refugio inefable: en el silencio y el gozo del Padre, en la Gloria de Dios. Dios presente nos esconde en Su respiro y en su Vida y no nos deja en manos de curiosidades o de impertinentes curiosos... Porque nada ni nadie nos puede alcanzar. ¿Alcanzar? Ni ver ni tocar.
El espíritu no tiene domicilio. Nada sabe de una "guía", ni figura en listas de ningún elenco consultable...
Porque estar "aquí" es, en realidad, estar allí, o al revés.
¡Dios nos oculte siempre en Su Vida, en Su Misterio!     

Alberto E. Justo


martes, 16 de mayo de 2017

Resistir comporta vencer

Es posible y aun deseable permanecer con valor respetando las propias convicciones. El peregrino aprenderá, por fin, el valor de su conciencia y la necesidad vital de su firmeza.
No son los "dictados" de presiones totalitarias ni los fantasmas del camino los que obligan o apabullan a los que se tienen por más débiles.
La fuerza del hombre está en permanecer y en su fidelidad. En estos tiempos las traiciones y las mentiras de los mediocres parecen cubrir un oscuro horizonte, cerrado a la esperanza...
La fuerza y el honor del silencio ha de manifestarse en la rectitud y en la constancia.

Alberto E. Justo


La increíble sorpresa

Pensamos... tal vez en demasía... que el Señor, nuestro Dios, permanece allá lejos, que, tal vez, nos mira con un catalejo o desde muy arriba. En suma: que está, sí, claro, pero bien más allá. Cuando decimos el Padrenuestro lo "ubicamos" en un cielo lejano y más que inaccesible, olvidando el verdadero sentido de la trascendencia... O quizá lo "fijamos" en alguna imagen o figura...
Pero algún día -así lo esperamos- quedaremos sorprendidos y más que admirados de que estaba y está y es ¡tan cerca, tan próximo, tan inmediato!
Nada tan inmediato y tan penetrante como los "ojos de Dios".
Como los peregrinos de Emaus lo reconocemos en el Sacramento, pero cuando desaparece de nuestra vista o de nuestros sentidos es cuando está más cerca... ¿Cerca? No tenemos palabras para decirlo.

Alberto E. Justo


domingo, 14 de mayo de 2017

Apresúrate a continuar sin temores

En efecto, por virtud siempre nueva ya tienes un horizonte despejado. Que no te detengan sombras inesperadas... Hay, permanentemente, un respiro que te sustenta. Suave soplo en la noche serena, aguárdalo, no te ha de defraudar.
Es necesario acoger con alegría lo que ayer nos parecía oscuro... En realidad parece oscuro aquello que empuja y no da paz. Parece oscuro (y es oscuro) lo que brota de ambiciones y pensamientos, lo que ilusiona con poder y con ecos resonantes... Esto último en realidad no existe... No fabriques ni apresures, la ansiedad engaña, sosiégate y nada más.

Alberto E. Justo


sábado, 13 de mayo de 2017

¡Señor! Muéstranos al Padre

¿Tanto tiempo con vosotros y todavía esta pregunta? Déjate alumbrar en los Ojos del Señor. Piérdete en Su Mirada... Pensabas (tal vez demasiado) en imágenes "definitivas", aquéllas que nunca aparecen. Nada hay así, definitivo, seguro y exitoso... Abandónate, en cambio, en el Secreto del Señor. Espera y llega. Si no piensas ni juzgas se abrirán las puertas...
Demasiadas "modas" se agolpan a tu alrededor. Todas pujan por ganar espacio. ¡No te equivoques! deja pasar lo que no es.
¿Te tienes por "poderoso", eficaz o sagaz? Así sólo caerás ahogado en tus propios revoltijos.
Vuelve serenamente a la simplicidad primera. No impongas tu antojo. Recuerda que es muy poco lo que sabes, y -después de todo- eso no interesa. Por ello descansa ahora. Y verás: el silencio te lo dirá todo.

Alberto E. Justo


jueves, 11 de mayo de 2017

¡Descubre, una y otra vez!

Purifica tu visión, olvida todo lo que tenías por irrepetible y único... Quizá el Misterio de la Presencia de Dios se abra camino en tu corazón en la misma medida en que tú te abandones a Él.
No te apresures sin necesidad. No copies nada ni recurras a nadie: porque tu sabes muy bien que es vano soñar sólo lo que place.
No copies... Puedes simplemente inspirarte en un paisaje, pero no pretendas poseerlo, deja que DIOS te posea y nada más.
Junto a aquella colina, allá lejos y allá cerca, hay una ermita -diminuto santuario- llena de flores. Un jardín, un templo, sin otro perfil que no sea el que descubre tu corazón. ¡Quédate allí, y descubre el tesoro que no imaginas!

Alberto E. Justo




miércoles, 10 de mayo de 2017

¿más allá del mar o del mismo cielo o de todo lo que veo?

Sí, ¡vaya! el silencio del que hablo y del cual no puedo hablar, está siempre "más allá"... Más allá de lo que sea, más hondo que todo y que todos...
Cuanto más amplio es el "respiro" menos se lo puede "notar". Los que ambicionan mandar (o cualquier cosa) quedan sí más allá: es decir, debajo o más abajo. Siempre fracasados y derrotados en cualquier intento de salir o de "figurar".
Cuando las horas se velan también el ánimo se esconde, invitándonos a descubrir aquél tesoro en el campo lejano. Tesoro que no tiene lugar propio..., en suma: tesoro en la Noche inaudita.
Pero, ¿dónde estoy, de dónde vengo, adónde voy ahora? Un ligero soplo de aire puro agita un tanto las flores siempre nuevas de mi jardín. El respiro nunca se detiene, el "respiro" de un aire que es siempre más, que recibo y que doy sin saber, espirando en plegaria, en el mismo Corazón de Dios.
Más allá, o más aquí, "vives de verdad sin vivir en ti". Por eso "muero porque no muero".

Alberto E. Justo


martes, 9 de mayo de 2017

¿Más allá del desierto?

Superando ciertos límites descubrimos un horizonte más amplio y más profundo que se nos ocultaba ayer...
Parece que las dimensiones son, en realidad, demasiado pequeñas, demasiado menudas... y las perspectivas se quiebran una y otra vez. Es posible que una cierta timidez y, sobre todo la ignorancia, acaben por silenciar o esconder las sendas mayores de liberación y de vida nueva que vibran en el presente, aquí y ahora, fuera de los detenimientos que la necedad de este mundo gesta con tanta frecuencia.
Más fecunda que una "lectura asidua e insistente", más urgente que las "copias" o las alarmas, es la sincera experiencia de la vida que no se doblega ni se sujeta a ningún capricho o temor.
La "hora" es "ahora", simplemente: YA.
¿Es posible "crear" lo que no está: una "hora fuera de Hora"? ¿No es la muerte una ... "hora fuera de hora" o más allá de toda hora?
Muy difícil es para el hombre de nuestros días vencer en este "Paso Honroso", cuando ha de desafiar lo que nunca llega...
Conocemos la altísima respuesta del Silencio, pero... ¿sabemos qué es el Silencio en esta única resplandeciente "Noche Oscura","más amable que el alborada", según San Juan de la Cruz?
Atiende, pues, y medita. ¡No hagas ruido!¡Calla y recibe en tu corazón el susurro del Misterio!
¿Cómo puedes entrar en el silencio y sosegarte? No es cuestión de "hacer" sino de "ser".

Alberto E. Justo

martes, 2 de mayo de 2017

No son nuestros planes ni antojos...

¿Planes, antojos? Son palabras quizá demasiado torpes... Lo que importa es que de nuevo ( y con un "de nuevo" grande y confiado) nos hallamos directamente en Dios. Sí, directamente. y con gran alegría, aunque las "novedades" sean contradictorias y nada "gratas".
A Él pues elevamos nuestra súplica y nuestro gozo. Con Él nos... "reímos" de las torpezas de este mundo. En Él hallamos nuestro refugio y siempre nuestra vida.Con confianza, en Cristo Jesús.

Alberto E. Justo

martes, 31 de enero de 2017

Nuevo camino, camino de siempre

No creas que hemos inventado alguna cosa para esta hora inesperada... Oirás, por ahí, sentencias que pretenden establecer el fin de un tiempo o tal vez de "otro" tiempo... y apuntar con fiereza que llegamos para empezar de nuevo.
Nada de todo eso: nada. Sólo subrayar el sendero ahondando nuestros caminos...
Y es verdad que la humanidad más renombrada ha olvidado, en buena parte, el "señorío".
La fuerza y el valor de perfiles y figuras nobles, que señalan -hoy como siempre- la dignidad jamás perdida del hombre cabal a imagen de Dios.
De esa "calidad", que aún en lo más humano es irrepetible y única, queremos recordar su aureola de belleza. 
Pero ¿dónde está en estas horas y lugares? ¿Dónde hallar lo que hoy parece perdido? Estamos persuadidos que lo que parece perdido presente está, sonriendo, detrás de los signos permanentes.
Si quieres encontrarte con tu propia figura, con tu propia y noble figura, rasga con tu espada los velos desconocidos que te ocultan a ti mismo...
Ahonda y ve tu mismo, cuando sospechas que arriesgas tu vida en este mundo. Ya no valen los riesgos. Entra y sigue sin temor... La aristocracia espiritual es una vocación, un llamado insoslayable. Si eres caballero ya tienes trazado tu destino... Sigue no más...

Alberto E. Justo


miércoles, 11 de enero de 2017

instante...

Aquí y ahora, y nada más. ¡Hay tanta luz y tan alta es la melodía, que ya no caben descripciones de ningún tipo! Sólo la oración que no tiene tiempo, y que es siempre ahora y ¡ya!
¿Pretendíamos escapar a aquél desierto? Ya nadie escapa de su propio jardín, de su desierto, de su lugar; de su corazón, en suma: del Misterio de Dios que nos cobija.
¿Por qué huyes adonde no sabes y aceptas refugios de ficción? No tienes otro que tu corazón, que el templo inmenso de tu corazón, abierto siempre a la Presencia Inefable de Quien sigue llamando, llamándote, sin descanso...
No lo interpretes reduciéndolo a lo que no sabes ni puedes sospechar. Tú, que no quieres que te..."confundan" los "otros". No te detengas ni te mires en demasía... Acude adonde estás.
En el instante vuelves a nacer por obra de Dios y siempre más alto. Nadie es más digno que quien redescubre la hondura de su senda o quien la alcanza por primera vez...

Alberto E. Justo


domingo, 8 de enero de 2017

Un momento supremo

Porque "momento supremo" es en el desierto la conversión a la pequeñez. Quizá el olvido de dimensiones o medidas del tipo que sean... Todo cabe, de alguna manera, en una flor.
Ningún perfume es más hondo que el más suave... Ninguna "mirada" más sublime que la delicadeza de los ojos del Señor que nos contempla... en silencio dándonos su Paz.
¿Hay alguna nave mayor que una cáscara de nuez?

Alberto E. Justo


jueves, 5 de enero de 2017

el "medio" y el "ambiente"

Con frecuencia lamentamos el ámbito de nuestros "movimientos" en estos tiempos de prueba por los que pasa nuestra historia. Tal vez quedamos "detenidos" en consideraciones verdaderamente asfixiantes, porque no se da eso que aguardábamos y nuestras ilusiones quedan a mitad de camino o harto frustradas.
Estas horas son severas, en efecto, la torpeza se descubre por todas partes y sufrimos situaciones de hostilidad y de ahogo...
Entonces, ¿qué pasa? La vida, nuestro camino, no puede depender, nunca depende, de circunstancias o de condicionamientos exteriores o caprichosos. "Aceptar lo inaceptable" puede aparecer como una fórmula quizá feliz, pero que no resuelve lo que más nos mortifica. Es heroico, desde luego, pero no convence en los momentos más extremos...
La respuesta puede hallarse en una convicción firme: "nuestra vida no está ni consiste en lo que aparece y se manifiesta". Hemos de aprender que estamos más allá y que los gritos que perturban no nos pertenecen ni nos alcanzan. La "obra" del enemigo es gritar bien fuerte para convencernos de que nuestro mal está cerca... Pero está muy lejos.
Todo "eso" que indigna es ajeno. Porque infinitamente más real es la obra de Dios en nosotros, en suma: Su Presencia. Y no depende Dios de comportamientos más o menos sofisticados que tantas veces nos tientan y nos "atan" por creerlos estúpidamente nuestros. Decimos: "Padre Nuestro". Yo no soy mi Padre, sí soy en Él, lo que es muy diferente.
Meditemos acerca del ámbito y de la intimidad verdadera de nuestra vida...

Alberto E. Justo


miércoles, 4 de enero de 2017

Lo más real...

Lo que hace más ruido es lo menos real... La cosas mayores existen en el silencio donde se descubre el mejor sentido que poseen... Lo que hace rumor y caos, lo que parece tener fuerza, es lo más engañoso y lo menos real.
Las "situaciones" que tanto dañan, que se tejen en el desorden y la huera ambición, no han de perturbar tus horas cuando no las atiendas de ningún modo. No son y nada más...
Ante el desorden y la perplejidad apunta más alto. Puedes ir más arriba, siempre es posible abrazar el Cielo desde donde sea.

Alberto E. Justo


camino siempre nuevo

Con quietud y silencio descubre el claustro profundo de tu alma, para alcanzar con tus pasos la cima y elevarte más allá.
No descuides el ícono de Jesús, no olvides los ojos del Salvador que brillan en tu corazón... Sábete en un ámbito inimaginable, quiero decir: mayor que toda imagen, en el mismo Corazón de Dios.
El Señor te da Su paz. No como la da el mundo sino como sólo la puedes recibir de Él. No importa dónde te encuentres, tampoco te detengas a buscar "lugares" o "reparos"... Simplemente ve directamente a Dios.
El enemigo sembrará discordia en tu interior, confusión y toda clase de temores... Son cosas muertas, falaces, engaños, asedios porque no puede lograr más... Pero está lejos. Inmediatamente, en tu intimidad la realidad es otra, muy otra y nada ni nadie te puede apartar de ella.
Sólo vence el Amor de Dios. Confía en tu Madre, en Nuestra Madre, y preséntate, pobre y débil a Quien es nuestra Vida y Fortaleza.

Alberto E. Justo


lunes, 2 de enero de 2017

Lo que se manifiesta...

No te sorprenda ni te alarme nunca el alud de "manifestaciones" que no podrás asumir... ¡Son tantas y tan diversas! Por tanto no pierdas tiempo y salud en análisis sin objeto, sin resultado.
La sorpresa se desencadena y se hace fuerte en la medida del lugar que le concedes. Deja que lo que tiene que pasar, pase No lo aferres ni lo detengas: ni para resolver lo que fuere, ni para arreglar o cambiar lo que no está en tus manos ni es tu misión.
"Busca la paz" y sumérgete den el silencio que es vida siempre nueva.

Alberto E. Justo


domingo, 1 de enero de 2017

firmeza en la Fe

En estas horas difíciles, cuando las "pruebas" parecen asfixiar, está ya Nuestra Madre guardándonos en Su Corazón Inmaculado. Es ya oportunidad de creer y de orar, de pedir al Señor mayor fuerza en la Fe y cerrar los ojos a las distracciones de afuera que se suceden para desviarnos de nuestro camino esencial.
En la solemnidad de la Maternidad de María hallamos la oportunidad de perseverar firmes en la Fe y sin temor alguno, recordando sus palabras a San Juan Diego: -¿Acaso no soy tu Madre?
Confía en que ya te encuentras camino del Cielo y nada ni nadie te puede apartar de él. Confía, sí, confía, es nuestra vocación y nuestro arrojo hoy.
Permanece humilde, en silencio y en paz. Nuestra Madre está aquí, no lo dudes...

Alberto E. Justo